El experimento de contar el tiempo

Muchas veces nos da la sensación de que nos faltan horas al día para hacer todo lo que queremos o que el tiempo “se nos escapa” de las manos ¡si yo te contara! Estoy probando algo nuevo y nunca pensé que los resultados serían estos…

El experimento de contar el tiempo - Creative Coaching

Febrero fue para mí un mes muy intenso. Tenía un montón de deadlines que no podía mover y unas cosas se me iban juntando con otras; mis proyectos personales, mis clientes, mi negocio, mi vida social… iba de un lado para otro con prisa, nervioso y pensando que no iba a tener las cosas a tiempo. ¡Menuda sensación más horrible!

Además de la falta de control, sentía que iba a fallar a quienes habían contado conmigo para sus proyectos, o para ayudarles en sus decisiones, o incluso para tomar un café. Personalmente, no me gusta faltar a mi palabra, y procuro no hacerlo salvo fuerza mayor (alguna vez me ha pasado, como todos).

Por eso, pasé esa vorágine de entregables y puntos de control, decidí que tenía que algo para evitar que volviera a pasar lo mismo. Siempre surgen imprevistos o cosas que atender. Entiendo que esto puede hacer que algunas cosas se alarguen o que salgan como estaba previsto. Sin embargo, no creía que sólo fuera eso, debía haber algo más, ¿pero ¿qué?

Me puse a pensar; ¿qué es lo que me ha pasado? Con la cantidad de horas que tiene el día (y la semana, y el mes), ¿cómo es posible que tuviera esa sensación tan acuciante de “¡ME FALTA EL TIEMPO!”

Porque, claro, pensándolo fríamente, el tiempo no me puede faltar. Las horas son las que son y el tiempo es el mismo para todos.

Podría pensar; ¡si es que he estado haciendo el vago, normal que me faltara el tiempo!

Pero no era así, yo sabía que había estado trabajando duro, mi fuero interno me decía que le había echado mogollón de horas (¡infinitas!) y aun así me faltaba el tiempo. Porque, además, por supuesto, aprovechaba el tiempo, soy productivo.

Entonces, o una de dos; o realmente existen los hombres grises que roban el tiempo (nótese la referencia a la novela “momo” absolutamente recomendable a todo el mundo) o bien mi percepción está equivocada.

Llámame loco, pero antes de explorar la primera opción, me decidí a investigar la segunda. Me propuse demostrarme a mí mismo lo equivocado que estaba.

Como buen hombre de ciencias que soy, necesitaba darme una prueba real de no estaba aprovechando realmente el tiempo o que, al menos, lo hacía de una forma óptima.

Así que empecé con mi experimento: empecé a contar el tiempo.

Y tanto que lo estoy contado. Desde el día 1 de marzo, he estado anotando el tiempo exacto que me lleva cada una de mis tareas. Puede sonar algo pesado, pero como tecnólogo que soy (además de hombre de ciencias) busqué apoyo en la tecnología.

Es asombroso cuántas aplicaciones gratuitas existen para medir el tiempo que te ocupa una tarea. Así que me bajé una para el móvil que además se pudiera manejar desde el ordenador.

Es muy simple, yo creo un proyecto al que le puedo asignar un cliente, un presupuesto fijo, unas horas determinadas o bien un coste por hora. Dentro de cada proyecto, hago diferentes tareas (ya puede ser un proceso de coaching, una consulta, o bien el desarrollo de mi negocio). Entonces, cuando inicio una tarea, la creo, la asigno al proyecto y le doy al play. Comienza a correr el cronómetro. Cuando termino o bien la dejo, lo paro y así sé el tiempo concreto que le he dedicado.

Si le asigno algún coste o un presupuesto, la propia app me indica lo ingresado por ese tiempo o lo que llevo consumido sobre lo presupuestado. ¡Una maravilla!

¡Fácil, rápido y sencillo!

¿Y sabéis que descubrí el primer día que lo usé? Pues que, si llevaba 8 horas en mi trabajo, ¡sólo tenía contabilizadas como tiempo dedicado a tareas 5:30¡

Ya de por sí eso me llamó la atención, pero lo que más impactante para mí fue pensar el tiempo que podría haber disfrutado tomando algo con mis amigos, haciendo otra cosa o simplemente descansando. ¡Lo que podría haber hecho si hubiera concentrando todo mi trabajo de un tirón! Porque es que, además, había hecho todo lo que tenía hacer. ¡Podría haber terminado horas antes!

Qué gran bofetada de realidad. ¿Cuánto tiempo se me había ido entre comer, tomar cafés o actividades que no aportan valor? Demasiado.

Actualmente mido todas y cada una de mis tareas. Incluso estoy midiendo lo que me cuesta escribir este artículo.

Puede parecer algo tedioso, sí, pero al principio es muy importante tenerlo todo controlado, para poder tomar conciencia de cada una de las situaciones e ir interiorizando las actividades más productivas y reducir el resto. Con el tiempo, sé que no será necesario medir cada una de mis actividades. Poco a poco iré mejorando.

Personalmente, está siendo un experimento muy beneficioso para mí y me estoy dando cuenta en donde se me va el tiempo. Si quieres mejorar tu productividad, el primer paso es medirlo. Porque no se puede mejorar lo que no se puede medir.

¿Quieres ser más productivo? Adelante.

4 comentarios en “El experimento de contar el tiempo

  • Hay veces que por mucho que quieras no puedes ser productivo. Cuando tienes que cambiar muchas veces de tarea, pasar de una cosa a otra… cada cambio de contexto te lleva un tiempo… es inevitable. A veces lo mejor para ser productivo es hacer menos cosas.
    Gran artículo.
    Un saludo.

    • Gracias por comentario Roberto. Efectivamente el cambiar de una tarea a otra es de lo que más perjudica nuestra productividad. Precisamente en mi artículo anterior comentaba este hecho. Te dejo el enlace porque creo que también lo encontrarás interesante.
      Un saludo,

  • Ummmm! Ok. Centrarse en lo que se esta haciendo… Lo difícil será decidir si esas “actividades robatiempo” son realmente inútiles o inevitables…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies