Cuando el talento no basta

talentoLa captación de talento es a la vez la gran preocupación y el orgullo de las empresas. La mayoría de ellas destinan recursos a la captación de talento. Se buscan a empleados con potencial suficiente como para hacer despuntar la empresa. Así, sus dirigentes pueden decir que tienen a los mejores. Entrevistas, tests, pruebas grupales, role-plays… cualquier método es válido para reconocer el talento.

Pero desde mi punto de vista, hay un fallo de base en este planteamiento; el mejor no tiene por qué coincidir con el más adecuado.

No me refiero sólo a la persona que mejor cumple los requisitos del puesto de trabajo, algo que es importante por supuesto, sino también a la más compatible con la empresa.

El empleado, por muy talentoso que sea, se sentirá desmotivado y no rendirá como la empresa espera si el entorno no coincide con lo que busca. Aquí entra en juego la cultura, los valores y la estructura, es decir, la esencia de la compañía.

Con las empresas, igual que con las personas, ocurre que encontramos más afinidad con unas que con otras. ¿Por qué? Pues porque sencillamente tenemos similares gustos, forma de pensar y comportarse. Si la forma de actuar de la empresa choca directamente con nuestro ser y no estamos de acuerdo en cómo se hace el trabajo, ¿durante cuánto tiempo puede soportarlo el empleado? Acabará por marcharse o por tener un comportamiento que desemboque en su despido.

Conclusión:

Busque al empleado más adecuado para su empresa.

¿Y qué ocurre una vez que ya hemos captado el talento?

Más de lo que me gustaría, tras la contratación, la preocupación de la empresa por el empleado desaparece.
Promesas como planes de desarrollo, reconocimiento, sentimiento de empresa, incluso unos valores y una cultura fuertes, aquello que durante la entrevista se ponen tan de manifiesto, se quedan después en una insípida salsa donde todo está mezclado y nada está definido. “No se cumplen las expectativas”.

La vida es cuestión de prioridades, dice un dicho popular. Entonces cabe pensar, ¿cuál es la prioridad de la empresa que no presta atención al empleado?

El talento novato, o nuevo en la empresa más bien, estará durante un tiempo expectante, a la espera de que se cumpla aquello que le prometieron y que le motivó a que se decidiera por esa empresa en particular y no por otra.

¿Cuánto tiempo? Pues dependerá. Dependerá de la persona, de las veces que le haya pasado lo mismo, de su experiencia laboral, etc. En definitiva, dependerá de lo que tarde en hinchársele las narices. Si es paciente aguantará hasta que le salga otra cosa (y le saldrá, porque es talentoso). En caso contrario, se marchará en el momento que menos se espere, justo cuando su grado de frustración esté en lo más alto, que además suele coincidir con el de mayor exigencia de la empresa que lo tiene descuidado.

Muchas empresas se han unido ya al proyecto de cuidar a sus empleados. Se están haciendo muchos progresos, aunque todavía quedan muchas otras, demasiadas, que no le prestan la suficiente o ninguna atención.

En mi opinión, lo peor que puede hacer una empresa es pensar que “a talento captado, talento garantizado”. Nada más lejos de la realidad. Empresarios, cuiden su talento, porque cuando se vaya, sólo quedarán ustedes.

2 comentarios en “Cuando el talento no basta

  • Unos planteamientos interesantes. Sin duda, la esencia del artículo está en el cuidado del talento, el cual no suelen atender como se merece en casi ninguna parte. Al respecto, leí con atención el libro "Rodéate de los mejores". Éste hace aportes valiosos al conocimiento del tema del talento y las atenciones que debe recibir. Habla con interés el autor acerca no solo de contratar el talento, sino de situar a las personas adecuadas en el puesto de trabajo apropiado. El artículo tuyo hace un aporte valioso a este punto de vista; algo que se revela con más precisión en la expresión siguiente: "…, el mejor no tiene por qué coincidir con el más adecuado."

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies