Adiós al mito de la multitarea

¡Qué bien suena eso de la multitarea! Hacer varias cosas al mismo tiempo… guau! Eso sí que es una forma genial de hacer las cosas. ¡Pero qué mal se nos da! y es que nuestro cerebro es monotarea… 

 Multitarea - Creative Coaching

¿Realmente existe la multitarea? ¿Nunca te ha pasado que intentas estar a dos cosas y al final no te has enterado de ninguna de las dos? ¿Te ha pasado que leyendo un libro te has puesto a pensar en otra cosa y al llegar al final de la página te has dado cuenta que no sabes qué has leído?

Por desgracia o por suerte, nuestro cerebro es monotarea, sólo puede realizar una cosa a cada vez. En ese sentido, funciona como el procesador de un ordenador. Porque los procesadores también son monotarea. Y sí, existe eso de procesadores multitarea, pero eso es debido a los núcleos. ¿Has oído hablar de los procesadores de 2, 4 o hasta 8 núcleos?

Cada procesador es un cerebro capaz de procesar una tarea. Por tanto, en un procesador de 8 núcleo, se podrán ejecutar hasta 8 tareas simultáneamente. Sin embargo, como decía antes, nuestro cerebro es un único núcleo. Por eso sólo es capaz de procesar una única tarea o pieza de información al mismo tiempo, igual que cada uno de los núcleos de un procesador

La multitarea, una competencia muy demandada

El multitaskting está de moda, y nos orgullecemos de ello. Además, es una competencia muy demandada por las empresas. Pero si no es posible, ¿entonces cómo funciona?

La multitarea, en nosotros los humanos, sobre todo se corresponde a la capacidad que tenemos de pasar de una tarea a otra muy rápidamente y en minimizar el tiempo en que somos productivos tras el cambio.

Cambiar de una tarea a otra tiene su coste. El cerebro necesita un tiempo para volver a situarse y ponerse en contexto. Según diversos estudios, tardamos varios minutos en estar completamente centrados en una tarea. Por tanto, ¿Qué ocurre si estás continuamente cambiando el foco de atención? Pues que definitivamente no eres eficiente. No te das el tiempo necesario para alcanzar tu mayor nivel de productividad y por tanto, tardas más en hacer una tarea, lo que puede hacer que te sientes aburrido y frustrado porque le estás dedicando más tiempo del que sabes que es necesario.

La mejor opción, trabajar por lotes

Una de las técnicas que mejor funciona para ser productivos y ahorrar tiempo es agrupar varias tareas similares en lotes y hacerlas de una vez.

Puesto que das tiempo a tu cerebro para que se concentre en la tarea en cuestión, disminuyes el tiempo necesario para realizar la tarea. Además, puedes liquidar varias tareas de una sola sentada.

Si este tipo de tareas es de tus menos preferidas, agruparlas y hacerlas de una sentada tiene otras ventajas; lo haces más rápido, y por tanto te libras antes de ellas. Te sentirás estupendamente por haberlas hecho en tiempo récord y poder olvidarte de ellas.

El durante, un punto crucial

Puesto que decíamos que lo mejor es no cambiar continuamente el foco, es indispensable no distraernos durante la ejecución de la tarea. Estar continuamente distrayéndote es lo mismo que cambiar de una tarea a otra: pierdes el foco.

Muchos de nosotros tenemos malos hábitos instalados como tener la televisión encendida mientras se trabaja o escuchar música al mismo tiempo.

Seguro que has oído que la música ayuda a la concentración. Si es así, te preguntarás por qué digo que la música es un mal hábito. Pues bien, lo que ocurre es que hay distintos tipos de música. Alguna, efectivamente favorece la concentración, pero otra no. A la hora de escuchar música mientras se trabaja es necesario elegirla cuidadosamente. Por ejemplo, si es música que tiene letra o un ritmo muy agitado, no te va a ayudar. Es probable que de repente te des cuenta que estás cantando (aunque sea para ti). Busca música instrumental, suave. Es la que mejor funciona.

Un truco, las ondas binaurales

Está demostrado que determinadas frecuencias favorecen la concentración. Son las llamadas ondas Beta (si os interesa en otro post puedo hablar más sobre ello). Existe música que incorpora sonidos en esta frecuencia y lo que hace el cerebro de forma automáticas es buscar la armonización con ellas, es decir, nuestro cerebro comienza a funcionar en esa misma frecuencia, que se corresponde con la concentración.

Te pondré un ejemplo más cotidiano, probablemente sabrás que el sueño tiene distintas fases. Cada una de estas fases se mide por la frecuencia que emite nuestro cerebro. Cuando estamos en fase REM, nuestro cerebro trabaja a una frecuencia determinada. Lo mismo pasa con la concentración y las ondas Beta. Esto es un hecho científico demostrado.

Puedes encontrar en youtube muchos ejemplo de música aque incorporan las ondas beta. Aquí te paso algunos ejemplos:

Elige uno que te guste y te sientas cómodo escuchando.

Simulando la multitarea: la concentración se entrena

Que no podamos hacer varias cosas al mismo tiempo, no significa que no podamos aprender a ser más eficaces en nuestro día a día.

La concentración, como todas las habilidades, se puede entrenar y mejorar con la práctica

Y esto es todo lo que quería contarte hoy. ¿Qué te ha parecido? ¿Crees que puedes aumentar tu productividad con estos sencillos consejos? Te invito a contarme tu experiencia dejando un comentario al post.

¡Hasta la semana que viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies